¿Qué es eso del SGC? ¿Tiene o forma parte de una empresa?

¿Se ha preguntado alguna vez cómo gestionar todos los procedimientos y registros que genera una empresa? Las empresas grandes suelen tener un archivo grande en el que si no hay orden se vuelve difícil de gestionar. Mientras que, en las pequeñas y medianas los escasos recursos, especialmente capital humano, hace que poco personal pueda encargarse de la documentación generada al haber muchas actividades, casi siempre ejecutadas de manera “síncrona”, por hacer.

ISO 9001 (Sistemas de Gestión de la Calidad), aplicable a cualquier tipo de actividad y organización.
ISO 13485 (Sistemas de Gestión de la Calidad aplicables a los productos sanitarios).
ISO 22000 (Sistemas de Gestión de la inocuidad de los alimentos).
ISO 17025 (Requerimientos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y calibración).

Cada estándar (norma), tiene sus propias peculiaridades y requisitos particulares.No obstante, todos ellos comparten la “filosofía” de ISO 9001 y que se ha esquematizado en la anterior diapositiva, la del “ciclo de mejora continua”:

a) Planificar

b) Ejecutar lo planificado

c) Comprobar que lo ejecutado se ajusta a lo planificado y que los resultados son satisfactorios (cumplen expectativas)

d) Actuar para corregir desviaciones y/o para mejorar  procesos / productos

Cada vez en mayor medida, e independientemente del sector en el que opera una empresa, ésta se ve obligadas a trabajar bajo unas condiciones más exigentes en materia de calidad, debiendo aplicar sistemas de gestión estructurados según estándares reconocidos internacionalmente como acabamos de ver en los anteriores párrafos.

La implantación de esta norma puede servirle para controlar, gestionar y mejorar de forma continua la calidad en todas sus operaciones. Esto puede ayudarle a ahorrar dinero, aumentar sus beneficios, obtener más oportunidades de negocio y satisfacer a más clientes.

Así pues, la aplicación de un Sistema de Gestión de la Calidad cada vez es más necesaria para empresas que operan en mercados con condiciones exigentes en materia de calidad. La norma más extendida es la ISO 9001, basada en la aplicación del ciclo de mejora continua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *