El compromiso de la Dirección en la implantación de un sistema de calidad ISO 9001

Para que pueda realizarse con éxito una implantación de un sistema de gestión, ya sea de calidad basado en la norma ISO 9001, o bien cualquier otro, es necesario obtener el completo compromiso e implicación de la Dirección de la organización en todo el proceso. Os voy a describir qué problemas nos podemos encontrar ante la ausencia de participación de la Dirección y cómo lo podemos solucionar.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta antes de implantar un sistema de gestión de calidad?

Primero de todo, debemos convencer a la Dirección de la empresa de la necesidad de implantar un sistema de gestión de calidad basado en la norma ISO 9001.
La Dirección debe estar convencida e involucrada en todo momento en este proyecto, ya que para realizar esta tarea, se necesita su compromiso, apoyo y  la asignación de los recursos necesarios, tanto económicos como de dedicación de los trabajadores de la empresa. Este proyecto va afectar a toda la organización, desde la Dirección hasta el operario.
Por lo tanto, debemos convencer a la Dirección de la empresa, mediante un informe o presentación con datos reales de los beneficios económicos que nos puede aportar este proyecto, y hacia donde puede dirigirse la empresa. Debe ser algo más allá de obtener el papel, y si es esa la razón también argumentarlo objetivamente.

¿Qué problemas nos podemos encontrar si la Dirección no está comprometida?

1. Asignación de pocos recursos o poco adecuados
He podido ver, en numerosas ocasiones, que la Dirección de la empresa no está completamente implicada en el cambio, ya que implantar un sistema de gestión, representa un gran cambio en la organización.

En estos casos, el único compromiso por parte de la Dirección de la empresa, es asignar un único recurso para implantar el sistema de gestión. Por lo tanto, nos podemos encontrar con dos situaciones:
O bien, la Dirección asigna a un trabajador ya existente en la empresa, que suele compaginar esta tarea con las que habitualmente realiza; que conoce el total funcionamiento de la empresa, pero desconoce qué es y cómo se debe implantar un sistema de gestión de estar características, y la única formación que se le da es un curso general. Esta persona tendrá que empezar de cero a elaborar la documentación del sistema. A parte siempre dará prioridad a su trabajo principal, que suele ser el de producción, y por lo tanto el sistema de calidad quedará aparcado en numerosas ocasiones. Se elaborará el Sistema de gestión alargándose en el tiempo y con muchas deficiencias técnicas.

Una segunda opción es que la empresa contrate a un Responsable de Calidad para que implante y certifique la empresa en ISO 9001. Esta puede ser una buena opción, ya que el trabajo se hará con calidad. El único problema, es que para realizar la documentación, deberá conocer en profundidad todas las áreas de la empresa. Como esto no es posible, necesitará del apoyo de los trabajadores de la empresa. Si la Dirección no le ofrece su compromiso y apoyo, los trabajadores no van a colaborar, ya que la mayoría de personas son reacias al cambio y por lo tanto no va a poder realizar un buen trabajo.

2. Rechazo al cambio por parte de los trabajadores
Si la Dirección de la empresa no está comprometida o no cree en el proyecto, y no respalda en público a la persona asignada para implantar el sistema de gestión, no se podrá implantar ningún sistema.

Una de las cosas que se debe hacer es explicar la metodología que sigue la empresa en cada uno de sus procesos. ¿Qué significa eso en la práctica? Que la persona encargada de redactar los procedimientos y definir los procesos, va a tener que ir trabajador a trabajador, pidiendo o suplicando que le explique qué hace, cómo lo hace, que pasos hace… y a nadie le gusta que le supervisen el trabajo. Si la Dirección no respalda y obliga de alguna manera a los trabajadores a colaborar, la persona asignada no podrá describir adecuadamente los procedimientos reales, y durante las auditorías se encontraran grandes incidencias que no permitirán a la empresa certificarse.
La mayor parte de trabajadores, sobre todo los que llevan más tiempo en la empresa, y que han adquirido vicios incorrectos, no van a querer colaborar.

Conclusión:
No se puede implantar correctamente un sistema de gestión de calidad sino existe una completa colaboración por parte de todos los trabajadores de la empresa. Y los trabajadores no formarán parte de este proyecto si no consideran que la Dirección de la empresa está comprometida y da prioridad a su realización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *